Consagración del Oliva

Por Elisabeth Checa


El aceite de oliva Extra Virgen  de Mendoza acaba de obtener la primera IG (Indicación Geográfica) en el continente americano. Solo poseen esta distinción  algunos países  de la Unión Europea y Túnez, un reconocimiento que consolida a esta región como productora de aceites de alta calidad.

Así como los inmigrantes llegados de Italia y de España trajeron sus variedades y su saber como hacedores de vino, también importaron su pasión mediterránea por el aceite. Junto a los viñedos plantaron olivares. El vino, junto al pan, son pilares de la civilización occidental. El aceite es su luz.

Antes, mucho antes de la moda que irrumpió hace unos años, ya había   bodegueros mendocinos que elaboraban aceite de oliva extra virgen. Hay una variedad, Arauco, que no se da en otras partes del mundo. Fue traída por los conquistadores españoles y aquí adquirió características diferentes, como el Torrontés, la uva patria, junto a la Malbec, que vino de Francia. Su sabor rotundo picante, encontró su lugar. Una variedad con terroir e identidad, como exigimos a los vinos.

Arauco, ese aceite que me hace toser, es mí preferido a la hora de rociar verduras grilladas o simplemente añadir a una papa hervida. Nuestra variedad autóctona, que fuera implantada en La Rioja por los jesuitas llegados con los conquistadores, se distingue  por su potencia en el sabor amargo y picante a la vez, muy aromático.

El aceite de oliva es la medicina natural más importante del mundo.

RECETAS /EN TV /PROGRAMAS /TALENTOS /NOTICIAS /ANUNCIE /
AMC
EuropaEuropa
Film&Arts
El Gourmet
Maschic
Strib

El Gourmet© 2022 - Todos los derechos reservados