RECETA

Receta de Terrina de pescado con mayonesa de eneldo

Ingredientes

  • Salmón ahumado 50 grs.
  • Ciboulette 15 g
  • Camarones cocidos 50 g
  • Claras de huevo 4 Unidades
  • Filete de abadejo 800 g

Ensalada verde

Mayonesa de eneldo
Terrina de pescado con mayonesa de eneldo

Preparación de la receta

  1. Quite la piel y las espinas del abadejo, luego córtelo en cubos.
  2. Corte el salmón ahumado en brunoise.
  3. Pique el ciboulette.
  4. Procese el pescado con sal y pimineta hasta obtener una pasta, incorpore las claras de huevo y siga procesando.
  5. Coloque la preparación en un bowl y agregue los camarones cocidos, salmón ahumado y ciboulette, mezcle hasta que los ingredientes se distribuyan en toda la preparación.

Armado

  1. Forre un molde para terrina con papel film, distribuya luego la preparación hasta cubrir el molde por completo, tape con papel film y coloque la terrina sobre una fuente para horno con agua caliente, tape la fuente con papel aluminio y cocine en horno precalentado a 160°C durante 30 minutos.
  2. Pasado el periodo de cocción enfríe la terrina en la heladera, una vez fría quite el papel film y corte en porciones.

Mayonesa de eneldo

  1. Coloque los ingredientes en un recipiente y luego procese con un mixer.

Ensalada verde

  1. Coloque en un recipiente el vinagre, sal y pimienta mezcle y agregue el aceite de oliva en forma de hilo mientras mezcla hasta emulsionar.
  2. En otro recipiente coloque las hojas verdes y condimente con la vinagreta.

Presentación

  1. Sirva las porciones de terrina en un plato, condimente con la mayonesa de eneldo y acompañe con la ensalada verde.
  2. Decore con ciboulette.

Tips :

Abadejo :

  1. Reducido en grasas.
  2. Posee alto contenido proteico.
  3. Aporta vitaminas A, D y B.
  4. Terrina de pescado : 195 calorías por porción.
  5. Mayonesa de eneldo : 90 calorías por porción.
  6. Ensalada verde : 34 calorías por porción.

Comentario nutricional

  1. Los pescados poseen propiedades nutricionales que los convierten en alimentos fundamentales dentro de lo que se considera una alimentación equilibrada y cardiosaludable. No sólo disponen de proteínas de excelente calidad, sino que además presentan un perfil de lípidos más saludable que el de otros alimentos también ricos en proteínas, como las carnes. Además, el consumo de pescado, y en concreto de pescado azul, puede mejorar los síntomas de algunas enfermedades y contribuir a la prevención de otras, entre las que destacan las cardiovasculares. Las propiedades nutritivas de los pescados le otorgan a estos alimentos efectos beneficiosos para la salud, por lo que su ingesta, dentro de una alimentación sana y equilibrada, constituye un modo de prevenir la aparición de ciertas dolencias. Las innumerables especies de pescado a las que se tiene acceso, las múltiples posibilidades que ofrece en la cocina, junto con sus características nutritivas, convierten al pescado en un alimento indispensable en la dieta y recomendable en todas las edades y en las distintas etapas fisiológicas el contenido calórico de los pescados es relativamente bajo y oscila entre 70-80 Kcal por 100 gramos en los pescados magros y 120-200 Kcal por 100 gramos en los grasos o azules, por lo que constituyen una buena opción para formar parte de la alimentación de personas con exceso de peso
  2. La clara (transparente) está formada fundamentalmente por agua (86%) y proteínas de alto valor biológico (ovoalbúmina, entre otras).
  3. El salmón es un pescado azul o graso que aporta unos 11 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne, un contenido similar al de las sardinas, el jurel o el atún. La grasa es rica en omega-3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Por este motivo, se recomienda el consumo habitual de salmón a la población general, y en particular en caso de trastornos cardiovasculares. El salmón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, al igual que el resto de pescados.
  4. En cuanto a vitaminas, destaca la presencia de algunas pertenecientes al grupo B como la B2, B3, B6 y B9 y B12. Éstas permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos, es decir, hidratos de carbono, grasas y proteínas e intervienen en procesos de gran importancia (formación de glóbulos rojos, síntesis de material genético, funcionamiento del sistema nervioso y del sistema de defensas, etc. ). No obstante, la cantidad presente de estas vitaminas no es muy significativa si se compara con otros alimentos ricos en estos nutrientes.
  5. La riqueza en grasa del salmón hace que contenga cantidades interesantes de algunas vitaminas liposolubles como la A y la D. La A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además, favorece la resistencia frente a las infecciones, es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo, en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. La vitamina D regula los niveles de calcio en la sangre y favorece la absorción y fijación de este mineral en los huesos. En el caso del ahumado aporta su sabor característico que favorece a la saciedad.
  6. Mariscos El agua es el elemento más abundante en el marisco y supone de un 75 a un 80 por ciento de su composición. El contenido medio de proteínas es de 18 gramos por cada 100 gramos de alimento comestible, si bien los crustáceos (langostinos, langosta, gambas. . . ) pueden superar los 20 gramos. Dichos nutrientes son de elevado valor biológico la capacidad de los mariscos de aumentar el nivel del colesterol sanguíneo es muy inferior a la de otros alimentos, dada su mayor concentración de ácidos grasos insaturados (ejercen un efecto reductor del colesterol) y su escaso contenido en ácidos grasos saturados (cuyo exceso está relacionado de forma directa con el aumento del colesterol plasmático).
  7. Los cibulettes Y Las cebollas son un alimento con un escaso aporte calórico porque su contenido en agua es de alrededor del 90%. En la composición de las cebollas se ha de tener en cuenta su apreciable aporte de fibra y su contenido mineral y vitamínico,
  8. Las cebollas son una buena fuente de potasio, y presentan cantidades significativas de calcio, hierro, magnesio y fósforo. El calcio vegetal no se asimila tanto comparado con el de los lácteos u otros alimentos que se consideran buena fuente de este mineral. Algo similar ocurre con el hierro, cuya absorción es mucho mayor cuando procede de alimentos de origen animal.
  9. Su presencia en esta preparación permite aumentar junto con los condimentos su poder saciante por medio del sabor que trasmite al pescado.
  10. Mayonesa light en las mayonesas light, una importante cantidad de aceite y huevo es sustituida por agua, lo que reduce en un 30% las calorías.
  11. Leche descremada : Su principal componente es el agua, seguido fundamentalmente por grasa (ácidos grasos saturados en mayor proporción y colesterol), proteínas (caseína, lactoalbúminas y lactoglobulinas) e hidratos de carbono (lactosa principalmente). Así mismo, contiene moderadas cantidades de vitaminas (A, D, y vitaminas del grupo B, especialmente B2, B1, B6 y B12) y minerales (fósforo, calcio, zinc y magnesio). En las preparaciones en las que queremos bajar las calorías, utilizamos la descremada, aprovechando el resto de nutrientes, en este caso aligeramos la mayonesa que si bien es de bajas calorías, utilizamos menos de esta forma. Enriquecemos la preparación con el aporte de leche.
  12. El eneldo como condimento aporta su sabor a la preparación colaborando con la saciedad del plato.
  13. Aceitunas y aceite de oliva : El ácido oleico que aporta aumenta los niveles en sangre del llamado "buen colesterol" (HDL-colesterol). Por otro lado, la vitamina E y el ácido oleico, son dos componentes que evitan la oxidación de las lipoproteínas o transportadores en sangre del colesterol (relacionadas con el desarrollo de enfermedad cardiovascular). Estas particularidades del aceite de oliva (y a las aceitunas) son las que le confieren el adjetivo de alimento saludable.
  14. La lechuga es un alimento que aporta muy pocas calorías por su alto contenido en agua, su escasa cantidad de hidratos de carbono y menor aún de proteínas y grasas.
  15. En cuanto a su contenido en vitaminas, destaca la presencia de folatos, provitamina A o beta-caroteno, y vitaminas C y E. La lechuga romana cultivada al aire libre es la variedad más rica en vitaminas, mientras que la iceberg es la que menor cantidad de vitamina C presenta.
  16. Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.
  17. El beta-caroteno es un pigmento natural que confiere el color amarillo-anaranjado-rojizo a los vegetales y que el organismo transforma en vitamina A según sus necesidades. En el caso de la lechuga, el beta-caroteno está enmascarado por la clorofila, pigmento más abundante. La vitamina A vitamina es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico, además de tener propiedades antioxidantes.
  18. La vitamina E interviene en la estabilidad de las células sanguíneas y en la fertilidad. Ejerce una acción antioxidante que también caracteriza a la vitamina C. Ésta participa en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos.
  19. Favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. En cuanto a los minerales, la lechuga destaca por la presencia de potasio y hierro. También contiene magnesio y calcio, aunque en menor proporción. El calcio presente en la lechuga no se asimila apenas si se compara con los lácteos u otros alimentos buena fuente de este mineral. Algo similar ocurre con el hierro, cuya absorción es mucho mayor cuando procede de alimentos de origen animal.
  20. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, además de colaborar en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.
  21. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.
  22. Las hojas más externas de la lechuga concentran la mayor parte de vitaminas y minerales.
  23. En esta preparación complementa a los vegetales cocidos con el aporte de todos estos nutrientes, el aporte de fibra favorece a la saciedad que buscamos en estas preparaciones.

ENVÍA TU COMENTARIO

Para poder enviar su comentario, debe iniciar sesión en nuestro sitio. ¿Aun no está registrado? Puede hacerlo fácilmente y de forma gratuita.
Aún no se han publicado comentarios.