Sopa de cebolla y pollo con croutones de pan integral

Chef: -

Programa: ABC Gourmet. Bajas Calorías


  Imprimir receta
  Agregar a favoritos
Ingredientes:

Ajo 1 Diente

Cebolla 800 g

Caldo de ave 2 L

Pimienta 5 g

Sal 5 g

Pechuga de pollo 300 g

Pan integral o de salvado 50 g

Procedimiento:

Pele y corte la cebolla en juliana.
Corte en rectángulos las rodajas de pan integral, luego dórelas en el horno a 180°C durante 15 minutos, retire y frote el pan tostado con el diente de ajo.

Armado

En una cacerola rociada con aceite sude la cebolla, condimente con sal y cocine hasta que este transparente sin llegar a dorarse, incorpore caldo de ave y una vez que rompa hervor agregue la pechuga de pollo, cocine a fuego suave durante 20 minutos.
Pasado el periodo de cocción retire del fuego y una vez frió retire la pechuga y desmenúcela con las manos.

Presentación

Sirva la sopa en un plato hondo, acompañe con hebras de pollo y los croutones tostados saborizados con ajo.

Tips

Cebolla:
Bajo nivel calórico.
Posee gran cantidad de fibras y minerales.
Aporta vitamina del grupo B.
Sopa de cebolla y pollo con croutones de pan integral: 185 calorías por porción.

Comentario nutricional
Cebolla:
Las cebollas son un alimento con un escaso aporte calórico porque su contenido en agua es de alrededor del 90%. En la composición de las cebollas se ha de tener en cuenta su apreciable aporte de fibra y su contenido mineral y vitamínico, que la convierten en un excelente alimento regulador del organismo.
Las cebollas son una buena fuente de potasio. abundancia de antioxidantes, entre ellos los flavonoides y los compuestos azufrados. Estos últimos son sustancias precursoras de compuestos volátiles que son los que aportan a la cebolla ese olor y sabor tan característicos.
En cuanto a su contenido vitamínico, las cebollas son ricas en vitaminas del grupo B, como los folatos y las vitaminas B3 y B6. Presenta cantidades discretas de vitamina C y E, ambas con efecto antioxidante.
También aprovechamos en este alimento el sabor que imprime a las preparaciones y que favorece a la saciedad.
Pollo: La carne de pollo es muy fácil de digerir, más incluso que la de pavo. Además, por su versatilidad en el modo de cocinado, es un alimento muy adecuado en dietas de control de peso, siempre y cuando se elijan las piezas del animal más magras como la pechuga, se elimine la piel y se prepare a la plancha o al horno, técnicas culinarias que exigen poca aceite.
Respecto al contenido vitamínico, destaca la presencia de ácido fólico y vitamina B3 o niacina. Entre los minerales, el nivel de hierro y de zinc es menor que en el caso de la carne roja, aunque supone una fuente más importante de fósforo y potasio.

Pan negro: EL pan negro aporta fibra que contribuye con la saciedad, los condimento utilizados aportan resaltan el sabor de los alimentos utilizados, contribuyendo a la saciedad.

Recetas relacionadas