RECETA

Ingredientes


Hervor

Masa

Toppings
  • Semillas de amapola Cantidad necesaria
  • Sal entre-gruesa cantidad necesaria
  • Semillas de zapallo Cantidad necesaria
  • Ají molido Cantidad necesaria
Pretzels

Preparación de la receta

Masa

  1. En un bol, hidratar la levadura seca con el agua y la azúcar negra. Tapar y dejar reposar por al menos 60 minutos. Reservar.
  2. En un bol amplio, colocar la harina 000, la harina integral y la sal gruesa. Mezclar bien con un cornet.  
  3. Añadir la mantequilla fría. Trabajar primero con el cornet y luego a mano hasta lograr un arenado.
  4. Agregar la esponja -preparación de levadura- y continuar trabajando con la mano.
  5. Volcar la preparación en la cuba de una batidora con el gancho amasador colocado. Trabajar al menos por 10 minutos.  
  6. Trasladar a un bol aceitado, tapar con película de PVC y dejar reposar toda una noche.
  7. Disponer el bollo en una superficie de trabajo, "desgasificar" aplastando la masa con la yema de los huevos y con la ayuda de un rodillo.
  8. Bollar nuevamente, estirar en forma de rollo y cortar en porciones como para formar bollitos de alrededor de 90 gramos.  
  9. Espolvorear la superficie de trabajo con un poquitito de harina. Estirar cada bollito, formando tiras. Trenzar y plegar las puntas por arriba para formar el pretzel. Reservar.

Hervor

  1. En una olla, calentar el agua. Cuando ya esté casi hirviendo, agregar la azúcar negra y la malta. Al recuperar el hervor, añadir el bicarbonato.
  2. Disminuir el fuego y sumergir los pretzels de a pocas unidades y durante 30 segundos, cuidando de mantener la temperatura del agua -que no se enfríe-.  
  3. Retirar y disponer en una placa para horno con una base de papel para hornear.
  4. Espolvorear con los toppings deseados -semillas de zapallo, ají molido, semillas de amapola, sal entre-gruesa, etc. -
  5. Llevar al horno y cocinar a 200 °C durante 5 minutos. Darlos vuelta y hornear por otros 5 minutos del otro lado. Retirar y servir.

Tips

  1. Trabaja la masa únicamente con la mano más hábil para que la otra permanezca limpia y puedas manipular lo que necesites sin ensuciar todo.
  2. Cuando trabajes la masa a mano, hazlo con la yema de los dedos para no trasmitir temperatura.
  3. Trabaja la masa únicamente con la mano más hábil para que la otra permanezca limpia y puedas manipular lo que necesites sin ensuciar todo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Para poder enviar su comentario, debe iniciar sesión en nuestro sitio. ¿Aun no está registrado? Puede hacerlo fácilmente y de forma gratuita.
Aún no se han publicado comentarios.