Actualidad


Pasión de piratas

Por Elisabeth Checa

Según Sir Henry Morgan, el famoso bucanero, el ron es un amigo y hermano para cuando estás solo en la oscuridad, una almohada cálida en una noche fría, un estímulo en la mejilla y un inspirador de proezas valientes e intrépidas.

Morgan llegó a ser gobernador de Jamaica. Piratas y marinos consumían este aguardiente, destilación de caña de azúcar fermentado.

La Royal Navy lo utilizaba como anestésico, pero empezó a proporcionarlo a los marineros como alternativa a su ración de cerveza.

Hasta hace unos años era la bebida tradicional de la marina británica. En 1740, era tan popular, que el almirante Edward Vernon decretó que debería añadírsele agua. Sin quererlo el almirante contribuyó a la cultura del ron, ya que este modo de servirlo, con agua dio origen al popular grog, el mismo que entibia las noches parisinas en el famoso bar La Rhumerie, del Bd. Saint Germain, donde alguna vez encontré a Ionesco y algunos otros frecuentadores famosos del Barrio Latino. Hace poco volví con Dolli Irigoyen, le encantó este emblemático lugar de la bohemia parisina.

La especialidad de La Rhumerie es el grog, ron con agua caliente y limón, receta que recomiendo parea estos días gélidos, pero además allí se pueden encontrar todos los ron del mundo, en todas las combinaciones posibles.

Este spirit, a diferencia de otros como gin, vodka o whisky, que deben ser cocidos o malteados, es el que sufre menos manipulaciones. Sólo melaza y levaduras. Con algunas variantes en el tiempo de fermentación y en el tipo de levaduras. Respecto a éstas cada fabricante guarda celosamente sus secretos.

Los lugares de producción de los mejores rones son Cuba, las Antillas francesas, Santo Domingo, las antiguas colonias británicas- Barbados, Jamaica, Trinidad y Guyana. También en Perú, Colombia y Venezuela, donde representa un identidad cultural.

Cada uno tiene sus características especiales, en cuanto a estructura y sabor, color y aromas, aunque todos tengan como origen la melaza. Lo grandes ron añejos sirven para beberlos solos, los más claros y livianos son los más aptos para mezclas. Recordad el Mojito y el Daiquiri, los preferidos de Hemingway en la vieja Habana. ”

ENVÍA TU COMENTARIO

Para poder enviar su comentario, debe iniciar sesión en nuestro sitio. ¿Aun no está registrado? Puede hacerlo fácilmente y de forma gratuita.
Aún no se han publicado comentarios.