elgourmet
Cognac, una larga historia

Cognac, una larga historia

Elisabeth Checa


El río es Charente es fundamental en la historia de esta bebida. Hace cinco siglos los marinos ingleses y escandinavos llegaban por el Charente no a buscar estos vinos tan poco interesantes sino en procura de sal, de paso compraban los vinos de la región.


Esto hizo aumentar la producción de vino en la zona hasta la superproducción. Para reducir la cantidad, pagar menos impuestos y fortificarlo se hacía hervir el vino y a la llegada del puerto de destino se restablecía el volumen añadiendo agua. Ese podría ser el origen del famoso fine a l ‘eau, un trago histórico y popular que consumen los franceses: simplemente coñac con agua añadida.


Se comenzó d a destilar el Cognac después de 1600 y ya se hacían otras eaux de vie en Francia. Pero estas otras había que añadir frutas o hierbas para disfrazarlas, imposible beberlas solas, lo que si sucedía con los eaux de vie de Charentes que no necesitaban de ningún sabor ajeno a si mismas, no había defectos que ocultar.

La destilación se mantuvo como un arte doméstico durante 200 años, hasta que comenzaron a conservarse los aguardientes en toneles de los bosques de Limousin, al alcance de la mano. También se utilizaron los de los bosques de Troncais. Hasta 1860, no se vendía en botella ni se llamaba Cognac, Los tradicionales se negaban porque sostenían que no envejecían bien en botella. Es cierto, la vejez acontece en barricas, las botellas solo las conserva. Pero comprendieron que era más segura, evitaba manipulaciones y falsificaciones. Fue así que se etiquetaron con el nombre del lugar e origen y Cognac se hizo famoso en el mundo entero.

Si el origen del Cognac es el vino, entonces las regiones son importantes. Sus denominaciones pueden llevar a confusiones para los no iniciados, sobre todo cuando aparece la palabra Champagne. Las uvas que se utilizan son la Colombard, la Folle Blanche y la Ugni Blanc.

Además de las regiones lo que define los diferentes tipos de Cognac con los años que han pasado encerrados en las barricas de roble, y los blend de las diferentes barricas.

Los pasos de una cata de coñac son similares a los de una cata de vino: en la vista se debe apreciar la brillantez y los matices del color, luego se huele, pero sin agitar la copa, regla de oro. En la boca se siente el alcohol y el volumen.

El Cognac, tiene denominación de origen, los del resto del mundo son brandies, de diferentes características, aunque todos sean hijos del vino. Y todos abriguen en invierno, o flambeen platos dulces o salados.