Actualidad

Beneficios de comer en familia

Por Dra. Paola Harwicz
Beneficios de comer en familia

Como padres tenemos una labor muy importante: generar buenos hábitos alimentarios en nuestros chicos.
La educación empieza por casa, donde los padres o adultos encargados, son el ejemplo que los chicos siguen a la hora de adquirir hábitos alimentarios.

Durante el encuentro en la mesa familiar, en un desayuno, o alguna comida principal, es posible compartir las novedades del día y a la vez estar atentos a la nutrición de los chicos.

Distintas investigaciones demuestran que compartir la mesa en familia con mayor frecuencia, mejora la calidad nutricional y favorece el desarrollo de buenos hábitos alimentarios, reduce el consumo de tabaco, alcohol y drogas en adolescentes, ya que favorece la comunicación y mejora el vínculo entre padres e hijos.

La mesa familiar es el momento para fomentar la incorporación de platos nuevos, verduras, pescado, alimentos que habitualmente son resistidos por los chicos. Es importante UNIFICAR la comida. ¿Qué hacer ante este escenario?

Cuando incorporamos un plato nuevo, es importante ser perseverantes y no sentir que ante la primera negativa, tenemos que abandonar. Es importante ofrecerlos dentro de un ámbito cordial y repetir el intento, al menos unas 10 a 12 veces, alejadas entre sí. Compartir la compra con ellos, dejar que elijan una fruta o verdura nueva y hacerlos partícipes de la preparación de esa comida, puede ser un gran comienzo.

Encuestas nacionales en chicos de 10 y 11 años revelan que el 87% NO consume la cantidad de verduras recomendadas y tan solo el 17% consume las 2 frutas diarias.

Incorporar FIBRAS, presentes en frutas y verduras, cereales integrales, legumbres, frutos secos y semillas desde edades tempranas instala un hábito. Consumir fibras se asocia con un menor riesgo de diabetes, obesidad, enfermedad cardiovascular y cáncer de colon y mama.

Un tema que nos preocupa es que los chicos cada vez se mueven menos. Pasan horas frente a la pantalla (tele, compu, chat, play station,). La recomendación de la Sociedad Argentina de Pediatría es no superar las 2 horas diarias frente a la pantalla. Sin embargo, El 77% de los chicos entre 10 y 11 años superan este tiempo, y la consecuencia de este sedentarismo, es el aumento del porcentaje de chicos con sobrepeso… Fomentar el ejercicio, la práctica de deportes, las salidas en familia a caminar, andar en bicicleta, son esenciales para combatir y frenar el sobrepeso.

Esta es nuestra oportunidad de enseñarles, desde edades tempranas, a mantener un estilo de vida saludable: desayunar siempre, elegir una alimentación variada, nutricionalmente completa, equilibrada, aprender a comer con conciencia, respetando la saciedad y como adultos, evitemos premiar con golosinas o curar una dolencia o “el aburrimiento” con un caramelo.

La decisión está en cada uno de nosotros y los cambios pueden darse de a poco, y trabajar para que los nuevos hábitos se instalen y perduren en el tiempo.

tips

Como padres tenemos una labor muy importante: generar buenos hábitos alimentarios en nuestros chicos.

Durante el encuentro en la mesa familiar, en un desayuno, o alguna comida principal, es posible compartir las novedades del día y a la vez estar atentos a la nutrición de los chicos.

La mesa familiar es el momento para fomentar la incorporación de platos nuevos, verduras, pescado, alimentos que habitualmente son resistidos por los chicos.

Cuando incorporamos un plato nuevo, es importante ser perseverantes y no sentir que ante la primera negativa, tenemos que abandonar.

Incorporar FIBRAS, presentes en frutas y verduras, cereales integrales, legumbres, frutos secos y semillas desde edades tempranas instala un hábito.

ENVÍA TU COMENTARIO

Para poder enviar su comentario, debe iniciar sesión en nuestro sitio. ¿Aun no está registrado? Puede hacerlo fácilmente y de forma gratuita.
Aún no se han publicado comentarios.