Para las fiestas, cordero

Hace unos 20 años o algo más se tomó conciencia de la calidad de los corderos patagónicos, cuya carne es magra y perfumada. 


En Europa el hábito del cordero no depende de la modernidad: el gigot grillado al horno, con guarnición de porotos ha sido, es, y será el plato dominguero por excelencia en las casa francesas. Y en primavera, el plato emblemático es el Navarin, cordero guisado con todas las verduras de estación.
 


Las costillitas de cordero lechal en España; la minestra de cordero en el País Vasco; la pierna con salsa de menta en los hogares británicos; en Italia los ravioli rellenos con carne de cordero y en Latinoamérica, especialmente en el norte de Perú, el sabroso seco de cordero.
 
Pero hay otras zonas donde el cordero empieza a gozar de excelente fama por su calidad: en Mendoza, Entre Ríos, Buenos Aires y algunas zonas de La Pampa. En Uruguay, según el chef francés Jean Paul Bondoux, el cordero supera al de la Patagonia. 

Hay acuerdos perfectos para el cordero: con costillitas crocantes un Tempranillo; con un Gigot jugoso un Cabernet Sauvignon; con curries un Syrah y con los interiores un Malbec joven.
 
¿Por qué no un cordero para estas fiestas?
 
RECETAS /EN TV /PROGRAMAS /TALENTOS /NOTICIAS /ANUNCIE /
Mi Pocket
AMC
Film&Arts
EuropaEuropa
El Gourmet
Maschic
Temporada de Juegos
CocinaON

El Gourmet© 2020 - Todos los derechos reservados