Actualidad


Vino, pasión de mujeres

Por Elisabeth Checa

Hay prejuicios alentados por bodegueros y confirmados por algunas consumidoras timoratas: los vinos fáciles, suaves, chatos, algo dulzones, definitivamente mediocres son los más apropiados para el paladar femenino. Si son rosados, aun más. Falso. El paladar no tiene sexo.

Hay teorías- no científicamente comprobadas- sobre la capacidad femenina en detectar aromas y sabores, es decir una aptitud sensorial mucho más desarrollada que el hombre.

Nuestras abuelas prehistóricas debían probar en la cueva, oler, comparar texturas. Después lo hicieron en la cocina. Estas sensaciones permanecieron en la memoria ancestral. Otros explican estas virtudes por razones hormonales.

En todo caso hay en el mundo un gran número de wine writers, enólogas y sommeliers: Jancis Robinson, la bordalesa Catherine Père-Vergé o Dany Rolland , Estela Perinetti en Escorihuela, Susana Balbo, Silvia Avagnina, Alicia Arizu, de Viña Alicia, la condesa Noemía Marone, con su exquisita bodega en el Alto Valle de Río Negro, Philippine de Rothschild, Miramar Torres. Son solo algunas.

Y en las barras de los bares porteños es común ver a chicas y señoras no tan chicas, solas, regalándose con una copa de Torrontés o de Malbec. Hace unos años era impensable. A lo sumo copita de champaña solo si era invitada por un acompañante, que él sí iba por su cuarto scotch.

En Argentina en el año 2011 Paz Levinson ganó el primer puesto como representante de América en el concurso organizado por la Asociación Argentina de Sommeliers, y este año va por todo en la competencia internacional de Tokio en el mes de junio, donde se elegirá a la mejor sommelier del mundo. En estos días se esta entrenado en Londres con los vinos del mundo.

Conozco bien sus virtudes y su sensibilidad a la hora de catar porque es el segundo año en que degustamos 60 vinos por semana durante tres meses, para la guía anual de mi autoría. Y Paz, como si esto fuera poco creó un vino raro en terruños patagónicos. Se llama Vino de lejos. Efectivamente viene de lejos, de Chubut.

Otra: el año pasado Agustina D’ Alba salio elegida como la mejor sommelier de Argentina. En otra ocasión lo ganó Flavia Rizzutto, directora de CAVE, una de las tres escuelas de sommeliers que hay en Buenos Aires. Y Marina Beltrame fue pionera en el oficio docente, con su EAS, la escuela argentina de sommeliers.

La socióloga y periodista mendocina Maria Josefina Cerutti revela en su libro de Editorial Planeta , publicado en el 2012 con el título Ni ebrias ni dormidas, el papel de las mujeres en su provincia vinera, desde las cosechadoras hasta las bodegueras Y establece un divertido e ilustrado diálogo entre las mujeres y el vino a través de la historia. Un libro suave, inteligente y ameno, poblado de aromas y sabores, para degustar solas o acompañadas.

En general, son las mujeres quienes recorren las góndolas, son más transgresora, vanguardistas y curiosa que el hombre, tradicionalmente marquista .Se interesa más en la relación platos y vinos, se fija sensatamente en el precio, al comprar o al pedir en el restaurante porque es menos snob. Sabe que no siempre lo más caro es lo mejor.

Sí todavía hay algún viril trasnochado que cree que el vino tienen poco que ver con las damas, que lea a Colette o a Safo, grandes hedonistas para quienes el vino era tan importante como el amor.

Olvidada Colette, ninguneada Safo, hasta en los consejos de los nutricionistas sobre los beneficios del consumo de vino se trasluce el machismo. Recomiendan dos copas de tinto diarios para los nenes, uno para las nenas. ¿Será cuestión de metabolismo diferente o antiguos resabios de aquel machismo que hacia que los grandes señores romanos olfatearan el aliento de su mujer? Si había osado beber un trago, mujer muerta.
Felizmente llego la hora: en el día de la mujer, el 8 de marzo, brindaremos con el vino que se nos cante.

ENVÍA TU COMENTARIO

Para poder enviar su comentario, debe iniciar sesión en nuestro sitio. ¿Aun no está registrado? Puede hacerlo fácilmente y de forma gratuita.
Aún no se han publicado comentarios.