Actualidad


Para las fiestas, cordero

Por Elisabeth Checa

Para las fiestas, cordero

Hace unos 20 años o algo más se tomó conciencia de la calidad de los corderos patagónicos, cuya carne es magra y perfumada. 

En Europa el hábito del cordero no depende de la modernidad: el gigot grillado al horno, con guarnición de porotos ha sido, es, y será el plato dominguero por excelencia en las casa francesas. Y en primavera, el plato emblemático es el Navarin, cordero guisado con todas las verduras de estación.
 


Las costillitas de cordero lechal en España; la minestra de cordero en el País Vasco; la pierna con salsa de menta en los hogares británicos; en Italia los ravioli rellenos con carne de cordero y en Latinoamérica, especialmente en el norte de Perú, el sabroso seco de cordero.
 
Pero hay otras zonas donde el cordero empieza a gozar de excelente fama por su calidad: en Mendoza, Entre Ríos, Buenos Aires y algunas zonas de La Pampa. En Uruguay, según el chef francés Jean Paul Bondoux, el cordero supera al de la Patagonia. 

Hay acuerdos perfectos para el cordero: con costillitas crocantes un Tempranillo; con un Gigot jugoso un Cabernet Sauvignon; con curries un Syrah y con los interiores un Malbec joven.
 
¿Por qué no un cordero para estas fiestas?
 

ENVÍA TU COMENTARIO

Para poder enviar su comentario, debe iniciar sesión en nuestro sitio. ¿Aun no está registrado? Puede hacerlo fácilmente y de forma gratuita.
Aún no se han publicado comentarios.