Actualidad


Dónde hubo brasas...

Por Elisabeth Checa

Dónde hubo brasas...

Algunas ideas para aprovechar las carnes y las achuras asadas sobre brasas al mediodía. 
 

Salpicón, un must de la cocina criolla: carne fría cortada en pequeños trozos, mezclada con morrones, tomates, cebollas y condimentada con oliva, vinagre, sal y pimienta; o con una mayonesa liviana.
 
Las carnes magras, frías y sin hueso, son perfectas para cortar en tajadas muy finas y acompañar con chutney, pickles, mayonesas con alcaparras y alguna otra salsita. Es un plato al que recurren lo británicos los domingos a la noche.
 


Los franceses construyen una especie de pastel de papas, con restos cocidos de carnes grilladas: el hachis parmentier. Se saltan los restos de carne, bien picada, con cebolla y algún condimento. Se cubre con puré de papas y se gratina al horno.
 
Las morcillas tienen también su lugar de privilegio afrancesado: se las salta en la misma sartén donde se doraron manzanas o peras, es una especialidad de los bouchons (pequeños bistros familiares) de Lyon.
 
En cuanto a los chorizos, pueden cortarse en finas rebanadas para mezclar con papas y pimentón, todo sarteneado y caliente. Un clásico hispánico.
 
Si hubo salchicha criolla o chistorra, se pueden añadir esos restos cortados en rodajas a una salsa de tomates para pastas.
 
 
 

ENVÍA TU COMENTARIO

Para poder enviar su comentario, debe iniciar sesión en nuestro sitio. ¿Aun no está registrado? Puede hacerlo fácilmente y de forma gratuita.
Aún no se han publicado comentarios.