Actualidad


Comer en Santiago de Chile

Por Elisabeth Checa

Comer en Santiago de Chile

Desde el famoso caldillo de congrio, ensalzado por Pablo Neruda en el poema del mismo nombre, hasta los frutos más raros del Pacífico.

Hubo un mercado famoso (ahora mucho mas turístico), el Mapocho, donde a la madrugada concurrían los merodeadores de la noche a curarse resacas con Mariscal y otras mezclas de pescados y mariscos, perfectas para resurrecciones.

El caldillo de Congrio, plato emblemático, es fácil de hacer; troceado a la cacerola, braseado en sus propios jugos con tomates, cebolla y pimientos. En su poema-receta, Neruda lo termina con crema de leche. Jamás, un pecado culinario.

Entre los raros frutos del Pacífico que he probado en mercados chilenos, en Santiago y en Puerto Montt, se encuentran los erizos de sabor intenso a iodo y textura única. Se los consumen solos, después de abrir su caparazón pinchudo o, muy popular, al matico (con cilantro, cebolla y limón, siempre crudos por supuesto).



En Santiago los he probado en causa, esa receta peruana que lleva papas amarillas.

Otro marisco, aún más feo de look y más intenso de sabor: el piure;  una roca que hay que horadar para encontrar todo el sabor del mar en una carne de color rosado intenso.

Y, los locos, especie de caracoles cuya carne tiene un sabor sutil, que se pueden consumir con mayonesalocos mayo - muy popular o en pastel.
Vieira, jaibas y ostras, magnificas ostras, siempre.
 

De la mano de Veronica Zumalacárregui, conoceremos algunos frutos del mar y de la tierra en sus exploraciones por Santiago de Chile, no te pierdas "Me Voy a Comer el Mundo". 

ENVÍA TU COMENTARIO

Para poder enviar su comentario, debe iniciar sesión en nuestro sitio. ¿Aun no está registrado? Puede hacerlo fácilmente y de forma gratuita.
Aún no se han publicado comentarios.